Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Comienza el contenido principal

Empresa

No lo estudies, aplícalo: Be Lean, my friend!

  • 14 de julio de 2021
  • 2 min

CURSO. Generar valor a sus clientes es el santo grial de toda empresa, pero es la única forma eficaz de competir por y en cualquier mercado, y en eso Lean tiene mucho que decir y que aportar.

Si no es eficaz, ¡hazlo eficaz!, si es eficaz, ¡hazlo eficiente! y si es eficiente, ¡mejóralo sistemáticamente! Para empezar, solo necesitas, lápiz y papel.

Hasta en el proceso industrial o de prestación de servicio más depurado existen actividades que no añaden valor a nuestros clientes y que, nos guste o no, son innecesarias cuando no negativas para el negocio. Y es que el “siempre lo hemos hecho de esta manera” es un mantra tan habitual como perverso, bajo el que la propia inercia empresarial devora unos recursos que no proporcionan valor alguno a quien justifica la existencia de la empresa: nuestros clientes.

Generarles valor, esto es, satisfacer sus necesidades y expectativas en tiempo, forma y al precio apropiado, constituye el santo grial de toda empresa y puede antojarse como quimera, pero es el único camino para poder competir por y en cualquier mercado y en eso Lean tiene mucho que aportar desde una atalaya cuasi centenaria. Y no hay que dejarse engañar por su pasado eminentemente industrial, cada vez son más las pymes de todos los sectores de actividad las que mejoran su competitividad a través de la optimización de sus procesos. Y sí, también son las especializadas en las tecnologías de la información y la comunicación (TI), las que han hipotecado un brillante futuro a la frugalidad en el uso de sus recursos, la rapidez de adaptación, la calidad, la eficiencia y la aniquilación de inercias negativas.

 

Nuestra oferta formativa incluye un #curso de 20 horas en modalidad presencial impartido por Francisco Salvador, emprendedor y learning ambassador de Spines, que te permitirá identificar y aplicar los conceptos básicos de Lean, sus principios fundamentales y sus herramientas de análisis. Porque no cabe duda de que somos las personas quienes mejor conocemos la situación real de nuestras empresas y por tanto cómo se trabaja y que problemas existen, siendo los auténticos artífices del #cambio entendido como transformación de estos en oportunidades de mejora, orientando la gestión hacia la excelencia que no es otra cosa que aportar valor a nuestros clientes.

Si una empresa se habitúa a identificar, resolver y compartir las soluciones a sus problemas, determina sus prioridades, bloqueos y dependencias, mide la eficiencia de sus procesos, reconoce y mejora sus cadenas de valor y se dota de herramientas al servicio de la causa, habrá emprendido la senda de la mejora continua. Si además de esto es capaz de integrar realmente su infraestructura tecnológica (TI) con las necesidades del negocio y sus clientes, maximizando el retorno de lo mucho invertido en un mundo totalmente digital, la cosa se pone aún más interesante: se hará acreedora de una mejora sustancial e incremental de sus resultados en términos de capacidad de respuesta a sus clientes, posicionamiento en el mercado, calidad objetiva y reducción de costes. 

No lo estudies, aplícalo: Be Lean, my friend! 

 

Etiquetas:

Artículos relacionados

Fin del contenido principal

  • Inicio del contenido